Fundamentos para la toma de decisiones: Compasión y conocimiento.

5

enero 5th, 2015

Por Zainab Salbi

Cuando considero el proceso de toma de decisiones, inmediatamente me voy a mi mente. Reflexiono sobre los miles de artículos, libros y conferencias que documentan las mejores y más efectivas tácticas. Pienso en la gestión empresarial, análisis y estrategias. Y aunque pienso que uno debe activar plenamente sus instintos, nunca pensé que este concepto se relacionara con el corazón. Para mí, siempre fue un concepto mental. Pero ¿qué tal si pensamos en la toma de decisiones, ya sea en la política, negocios o en lo personal, como una actividad que involucra también al corazón? ¿Qué pasa si incluimos la compasión o el amor? ¿Cómo cambiaría nuestro proceso de toma de decisiones?

Cada persona tiene un estilo diferente y se aproxima de otra manera al proceso de toma de decisiones. Están los que toman la decisión, siguen adelante y nunca miran hacia atrás. Están los que se toman el tiempo, preguntan para tener más información antes de tomar cualquier decisión, y están también los que realmente escuchan el consenso antes de poder decidir. Todas estas son técnicas basadas en la personalidad de cada individuo. No importa qué tipo de tomador de decisión seas, pero creo que lo que importa es si tomas tus decisiones desde la compasión, el conocimiento, desde la libertad de escoger y desde el amor, el amor es más grande que todo.

Como yo lo veo, la compasión, conocimiento, libre albedrío y amor son los pilares para la toma de decisiones sin importar tu personalidad, el tipo de decisión que estés tomando (profesional o personal), y dónde estás parado en tu vida (sin importar la autoridad que tengas o la que no tienes en algún aspecto de tu vida). Al final del día, cada persona tiene algo completo: El Yo. Tú siempre eres el líder, el amante, el carcelero y el más libre de ti mismo. Independientemente de tu situación actual en la vida, dónde vives, cuánto ganas, las circunstancias que estás viviendo y como ves el mundo, considera los siguientes pilares cuando tomes una decisión.

 

1. Compasión

Para mí la compasión es la capacidad de ver la perspectiva de otra persona sin importar si estás o no de acuerdo con él. La compasión siempre es fácil de dar a aquellos que amamos. Pero ¿qué pasa cuando es necesario demostrar compasión hacia las personas con las que competimos, con las que estamos en desacuerdo y hasta con las que estamos enojados? Bueno, eso es algo mucho más difícil de hacer. Cuando trabajé en zonas de guerra, nunca pensé que pudiera demostrar compasión a los violadores, asesinos y saqueadores. Cuando escuché por primera vez el concepto de “compasión” aplicada a todos me resistí, fue difícil para mí no mostrar enojo a aquellos que habían cometido crímenes y oprimido a otros. Pero después me dio curiosidad y quise aprender el verdadero significado de la compasión así que me embarqué en la exploración de mi propio ser. Empecé la búsqueda en mis viajes, yendo hacia las personas de las cuales normalmente huiría lo más lejos posible: el enemigo, por decirlo así. Para mí, ese es el dueño de un burdel en la India, un ejecutor en Irak y un violador en el Congo por nombrar solo a algunos. En lugar de huir de ellos por mi enojo por sus crímenes, esta vez fui hacia ellos, curiosa de entender su lógica y perspectivas.

Recuerdo claramente cada uno de los encuentros con cada uno de estos criminales. Cuando me senté frente a ellos, mi corazón latía fuertemente al saber que podían haberme hecho daño en cualquier otro momento. Pero también que si realmente quería acceder a la compasión, tenía que escuchar lo que tenían que decirme. Dejé que la curiosidad fuera mi guía y pregunté sin hacer juicios. ¿Cómo entendería el “otro lado” si no estoy genuinamente interesada en aprender sobre su razonamiento? Cuando ellos sintieron que estaba realmente interesada, ellos contestaron honestamente sin dudar.

El ejecutor describió sus ejecuciones a detalle, al igual que el violador. Y el dueño del burdel me contó sobre la lógica detrás del negocio de comprar niñas y hacerlas trabajar 5 años antes de darles algunas ganancia. Al final de cada encuentro llegué a la misma conclusión. No sentía enojo, pero sí tristeza por la pérdida de sus almas. Hablaron sin sentimientos, casi  como si ellos no permitieran que ninguna emoción los conquistara, podrían ser robots. Ellos describieron sus crímenes como si estuvieran en automático. Y cuando me di cuenta de su completo desapego, pude, por primera vez en mi vida desarrollar compasión hacia ellos. Pero esa compasión no significaba que los dejaría salirse con la suya o crear excusas por sus acciones culpando a sus difíciles infancias. Compasión en ese caso significó escuchar realmente y ver las cosas desde su punto de vista aún cuando piense que sus puntos de vista son desagradables. Entonces me di cuenta que si mi meta es la transformación de la conducta, y con esto, la transformación de las sociedades, entonces, en lugar de la mentalidad de “matarlos a todos” era imprescindible la compasión para alterar la narrativa, tanto sus historias como nuestro compromiso con la sociedad que los rodea.

 

 2. Conocimiento

El conocimiento es la habilidad de adquirir todos los puntos posibles de información sobre un problema y de todos los ángulos posibles. Imagina estar viendo hacia un cuarto no sólo desde tu perspectiva, la cual por definición significa que es una buena manera de verlo, pero también desde diferentes lugares. Imagina si tus ojos tuvieran acceso a las cuatro cámaras puestas en cada esquina de la habitación. Cada cámara ve una realidad diferente. Cada una ve la misma imagen desde diferentes perspectivas. Lo que es pequeño en un punto puede ser enorme desde otro y lo que parece inofensivo desde una perspectiva puede ser hiriente desde otra.

El conocimiento para mí es tener la habilidad de examinar la misma historia desde la perspectiva de todos los involucrados en ella, sin juzgar emocionalmente alguna de las perspectivas. Es casi un proceso de recolección de datos: tal cual puede ser el hecho, en tono con un análisis y desde una vista multidimensional.

Trata de preguntarle a tus hermanos sobre tu infancia. Te garantizo que cada uno tiene una descripción diferente de la misma historia. Cada uno vio la historia desde su propia perspectiva aún cuando es exactamente opuesta a la tuya. El conocimiento es simplemente procesar una colección de información sin involucrarse emocionalmente. Pero es importante estar consciente de que cada historia tienen múltiples perspectivas y al final todo es filtrado por el lente emocional. El conocimiento es preguntarse y escuchar la experiencia de todos en el mismo evento: notar cada hecho tal como los otros lo ven y agregarlo a tu librería de información como un punto crucial para la toma de decisiones.

 

Deja tu comentario

Síguenos en todas nuestras redes:

Encuéntranos en Facebook

¡Susbríbete para recibir noticias!

FOCO
Online
Próximamente