Fundamentos para la toma de decisiones: Libre albedrío y amor.

5

enero 13th, 2015

Por Zainab Salbi

Segunda parte de: “Fundamentos para la toma de decisiones: Compasión y conocimiento.”

3. Libre albedrío

¡Ah! y ¿qué es el libre albedrío? Para mi no significa que uno esté viviendo en un país libre donde se permita la libre expresión. Tampoco que uno es un agente libre, como un “entrepreneur” que puede tomar cualquier decisión. Si tú eres el dueño de tu compañía o el jefe de tu equipo, tal vez puedas pensar que tienes el libre albedrío o la autoridad para tomar cualquier decisión que decidas tomar. Pero no es a eso a lo que me refiero cuando hablo de libre albedrío.

Para mí el libre albedrío es ser libre de tu historia interna. Libres de nuestro miedo a ser juzgados, de nuestros deseos de ser amado y aceptado, de nuestro deseo de complacer a los demás, de nuestro deseo de ser popular; o de demostrar que somos trabajadores e inteligentes. Estos deseos nos alejan de nuestro verdadero significado de “libre albedrío”, donde damos cada paso y tomamos cada decisión siguiente la verdad absoluta de nuestro valores y creencias, sin importar lo que otros consideren para que seamos aceptados o lo que otros puedan ver.

Libertad, verdadera libertad, es la libertad que proviene de estar anclado en el verdadero yo. En este lugar se conoce lo que verdaderamente valoras, sin importar el mundo fuera de nosotros. Imagina que tomas decisiones de vida sin basarte en lo que otros puedan pensar, o en lo que la sociedad dicta como una norma, sino basado en lo que eres y en lo que realmente crees.

No sé tú, pero yo me he sentido culpable al comprometer mis propios valores por complacer a otros. Me di cuenta que esto es un caso perdido. Si tu meta en la vida es complacer a otros, entonces es una meta que jamás será lograda. “Otros” tienes sus propias historias y su placer o su poco placer jamás debe comprometerse contigo. Cuando me comprometí morí por dentro y ese es el peor tipo de muerte.

Pero hubo muchas veces en las que viví cada pasado de mi vida desde la verdad, sin importar cómo se podrían sentir los que me rodeaban o cómo me juzgaran. Éstos fueron los momentos en los que pude respirar en plenitud incluso cuando los tiempos eran difíciles. Aunque permanecer en la verdad nunca es fácil, comprometernos a nuestros deseos y sueños nos deja con una sensación de libertad que es incomparable.

Es fácil engañarnos sobre el significado del libre albedrío, sobre todo si se vive en una sociedad que se ve a sí misma como libre. La libertad en este caso es una paz interior donde no decidimos ante nuestras necesidades, sino en la verdad sobre nosotros mismos. Toma un completo conocimiento sobre uno mismo para distinguir entre las decisiones que se derivan de un deseo externo enfocado en la respuesta de otros y entre la verdad interior que no pone mucho valor a la reacción externa, sino a la paz interior. Este es el verdadero significado del libre albedrío en la toma de decisiones.

 

4. Amor

¡Sí, amor! El amor debe ser parte de todo lo que hacemos en la vida, incluso cuando nos sentimos infelices, enojados o cansados. En el amor se encuentra el centro de lo que nos mantiene en esta tierra. Y mientras es fácil pensar en el amor como el agente más grande en nuestra toma de decisiones, ya sea relacionado con el matrimonio, amigos o familiares, muchos no ven el amor como parte de nuestras decisiones en los negocios. Te preguntarás ¿qué tiene que ver el amor al tomar decisiones profesionales como al contratar o despedir a alguien, comprar esta computadora o negociando? Bueno, imagina que usas el amor en esa toma de decisiones. ¿Qué implicaría?

Personalmente empezaría preguntándome cosas simples. ¿Mi decisión es naturalmente amorosa? ¿Es realmente necesario querer o tener que tomar esta decisión? La mayoría de nosotros compramos cosas porque es lo último en la moda y a veces eso no significa que lo necesitáramos, más bien deseamos lo último para ser parte de las normas sociales. Pero ¿qué si tus decisiones en este caso se basaron en el amor a algo en lugar de la presión de otros? ¿qué pasaría si tu toma de decisiones estuviera basada en si esa compra ayuda al planeta y sus recursos o no? ¿qué pasaría si tu decisión de comprar zapatos, por ejemplo, no estuviera basada solo en tu necesidad de belleza, sino también en el impacto que su producción tiene sobre los animales que se usan para hacer zapatos?

Si la pregunta implica a una persona, contratarla o despedirla, yo me preguntaría cómo tomar mi decisión siguiendo la verdad y el amor. En otras palabras, puedes despedir a alguien, por ejemplo, pero ¿cómo hacerlo en un modo que deje intacta la integridad de esa persona? Haría una diferencia para ti y para la otra persona.

Entonces me hago una pregunta. ¿El hacer esto, comer esto o lo otro es hacerle bien a mi cuerpo? Soy una gran comelona. Amo tanto la comida que cuando como lo considero como un acto de amor hacia mí misma. Pero últimamente me di cuenta que el comerme ese muffin o ese bagel no es precisamente un acto de amor hacia mi cuerpo en lo absoluto. En realidad es un acto cruel hacia mi cuerpo cuando no lo surto de comida saludable. De pronto ese helado de chocolate que amo comer tanto dejó de ser un acto hacia mí. Y con eso su atractivo cambió.

Tomar decisiones basados en el amor no significa que no pongas tus límites o que no le puedas decir “no” a la gente, más bien es un modo de decidir y actuar basado en tu verdad y el amor. Ese amor es el reflejo de tu persona y tu propio ser en este mundo. Todos quieren vivir en un mundo más atento y pacífico. Este cliché va más allá de las declaraciones en concursos de belleza. “Quiero la paz mundial” es una frase muy fácil de poner en la mente de todos. Bueno, todo empieza por ti. El mundo no cambia a tu alrededor y espera tu reacción, es al contrario, de hecho. Tú cambias y con eos el mundo que te rodea se transforma en respuesta a ti. ¡Inténtalo, funciona! :)

Deja tu comentario

Síguenos en todas nuestras redes:

Encuéntranos en Facebook

¡Susbríbete para recibir noticias!

FOCO
Online
Próximamente