La Montaña

3

enero 26th, 2015

Por Karla Wheelock

El ascenso a una montaña ha sido desde hace cientos de años usado como una analogía con la vida del ser humano. En distintas culturas y épocas, llegar a la cima es alcanzar el punto más alto, lo supremo, llegar literalmente al cielo. En mi caso, llegar a la cima y ver desde ahí el mundo fue por mucho tiempo un motor que detonaba y potencializaba todo lo positivo en mí; me levantaba con un propósito firme de llegar hasta ahí, me preparaba, entrenaba física y mentalmente, desarrollé habilidades y capacidades que  desconocía de mí con tal de llegar a la cima.

Después de varias “cimas”, la montaña me enseñó que el viaje es de ida y vuelta, la “cima” es sólo la mitad del camino, hay que regresar a las bases. En la naturaleza todo es cíclico, no puedes quedarte arriba, hay que volver a lo esencial y buscar siempre un propósito todavía más alto, más sublime que detone y potencialice lo mejor de ti.

En nuestro interior están las montañas más grandes, las verdaderas maestras; si las ves como obstáculos te limitarán, si las ves como retos y te preparas y fortaleces te ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva. Somos dueños de nuestra forma de pensar, somos absolutamente libres para poner en nuestra mente los pensamientos que nosotros queramos, tú decides si quieres que te obstaculicen o que sean piedras de apoyo para seguir subiendo.

La montaña me ha enseñado tanto de mí misma, de los demás, de la naturaleza, de la grandeza y de la pequeñez, de la generosidad y la entrega, del esfuerzo y el trabajo, de la capacidad del ser humano por adaptarse a la altitud, de generar memoria para cambiar su metabolismo y fortalecerse ahí donde no hay vida posible; me ha enseñado que la grandeza del hombre es cuando reconoce su pequeñez, me ha enseñado que lo verdaderamente grande es sencillo y humilde, me ha enseñado a ver el mundo con otros ojos.

Deja tu comentario

Síguenos en todas nuestras redes:

Encuéntranos en Facebook

¡Susbríbete para recibir noticias!

FOCO
Online
Próximamente