Muéstrate como eres y empodera a tu cuerpo

14

octubre 28th, 2014

Por @HealthCoachClau

El tener un cuerpo empoderado significa que cada vez que te ves en el espejo estas genuinamente feliz con quien eres, como te ves y como te sientes. Es un trabajo de todos los días el verte, conquistarte y lograr quererte cada día más. Cultivando y practicando el amor-propio es cuando es más fácil tener el cuerpo que uno quiere.

Debido a que la mayoría de nosotros somos muy mentales y todo tratamos de racionalizar se nos olvida que con lo que peleamos nos termina controlando y lo que resistimos continua persistiendo. ¿Qué significa esto y que tiene que ver con un cuerpo empoderado? Qué si tu plan es llegar a tu peso ideal uno de los pilares más importantes es tratarte con tacto, con compasión y con mucho amor si no lo que no te gusta de ti seguirá contigo.

Sucede mucho que nos empezamos a odiar por no tener fuerza de voluntad y disciplina. Sentimos que no tenemos lo que se requiere para llegar al peso ideal y nos empezamos a hablar mal, nos tratamos como si no valiéramos y justo esta situación no nos ayuda en lo absoluto a sentirnos empoderadas.

Tenemos la creencia que para sentirnos bien y contentas con nosotras mismas lo que necesitamos es llegar a tener el cuerpo ideal.  Mientras no lo tienes sucede que tu estado de ánimo sufre por tanto tus relaciones se fragilizan y tu nivel de estrés incrementa. Cuando los niveles de estrés aumentan el cuerpo se tiene que defender y se defiende produciendo exceso de la hormona llamada cortisol. El labor de la cortisol desacelerar el metabolismo y almacenar grasa extra, sobretodo en el abdomen y cadera.

¿Notas como todo es una cadenita? Ahora, te propongo trabajar en quererte y en sentirte bien ahorita tal y como estás y así paulatinamente todo conspirará a tu favor y lograrás tener ese cuerpo que siempre has querido.

Te comparto mis cinco pasos para lograr conquistarte, quererte, tratarte con compasión y cariño con el fin de lograr cualquier objetivo de salud desde bajar de peso, reducir estrés e incrementar energía y así tener un cuerpo empoderado por tanto una mente empoderada también.

 

1. Suelta el control y déjate sorprender. El control es una ilusión. No sabemos qué va a pasar mañana. Ser una persona muy mental nos hace ser muy controladoras y tener miedo a lo inesperado.

Sentimos que si tenemos todo bajo control estaremos más tranquilos. El miedo de perder el control es mucho más grande y estresante. Intenta soltarlo y dejar que las cosas se acomoden. Vivir en control estresa más que no vivir en control.

Practica decirle a tu mejor amigo o amiga que planee tu sábado y solo déjate llevar. ¿Qué paso y qué sentiste?

 

2. Sé lo más honesta posible contigo misma y acéptate tal y como eres.  Muchas veces respondemos lo que nos gustaría ser y no lo que somos en realidad desde el plano emocional, mental, profesional, etc. A todos nos gustaría ser pacíficos y bondadosos pero la realidad es que somos más enojones y cuadrados.

Aceptar tus debilidades y cualidades es un proceso largo. Sin embargo, es más liberador y satisfactorio si comienzas a trabajar en ello.

Intenta identificar los momentos en que no hayas sido honesto contigo y con los demás, perdonarte y practica serlo a la próxima. Si logras ser más consciente de tus acciones es la oportunidad para propiciar un cambio y convertirlo en un hábito.  Recuerda, no hay ningún respuesta correcta solo intentos honestos.

 

3. Cree en ti y destapa tu autenticidad.  Todos tenemos algo diferente que aportar, la diferencia es qué tanto lo creas. Cuando empiezas a destapar tu autenticidad es cuando le haces más caso a tu corazón. Se dice que la razón está a 30 centímetros debajo de la cabeza y la autenticidad está en el corazón. En pocas palabras, piensa con el corazón.

Las palabras tienen su carga energética por eso en momentos de duda intercambia el: ¿qué pienso? por ¿qué siento?

 

4. Practica la resiliencia. Desarrolla la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarte adecuadamente ante los traumas o el estrés. Nos cuesta trabajo entender que el fracasar o la pérdida nos puede ayudar a ser mejores.

Aprender las lecciones que nos da la vida es un arte.  En momentos de depresión o inconformidad se nos presenta la oportunidad de tomar ese proceso como aprendizaje ya que llegó a ti por algo que hacía falta que conocieras o entendieras. Son momentos claves ya que te ayudarán a crecer y soltar. Cuando no te permites aprender, prepárate ya que las lecciones aún no se terminarán.

 

5. Escucha desmesuradamente. Entre más escuches a los demás más sabrás cómo escucharte a ti y al desarrollar este herramienta esencial, gradualmente experimentarás la humildad. Al ser humilde, comienzas a creer en la bondad de las demás personas y también empiezas a creer más en ti. Es un trabajo paralelo. Ser empático significa tener un grado de respeto hacia los demás y por tanto respeto hacia ti.

La gente agradece cuando los escuchas genuinamente. Entiendes y llegas a vivir lo que te comparten. Sentir que diste algo de ti, en este caso escuchar, crea un sentido de bienestar y felicidad que el cuerpo siente ya que en ese momento produce sustancias claves como la serotonina y endorfinas que son analgésicos naturales y generan un cambio positivo de estado de ánimo.

 

¡Suelta, apapáchate, piensa con tu corazón! Como el poeta sufista Rumi alguna vez dijo “Cuando haces las cosas desde tu alma y tu corazón sientes que hay un río que corre dentro de ti y ese rio es una alegría enorme que no puedes describir”

 

Tengo espacios abiertos para consultas personales. Si estas interesad@ escríbeme a info@healthcoachclau.com

 

Deja tu comentario

Síguenos en todas nuestras redes:

Encuéntranos en Facebook

¡Susbríbete para recibir noticias!

FOCO
Online
Próximamente