¿Por qué es más deseable la vida de una celebridad que la vida de Gandhi?

25

agosto 4th, 2014

Por Zainab Salbi

Todo lo que nos rodea está inundado de noticias sobre celebridades: su estilo de vida, lo que visten, lo que hicieron, sus casas y botes, sus historias de amor, y todo lo demás. No puedes escapar de toda esta información, incluso si no estás interesado en el tema. Lo que no entiendo es que idealicemos la vida de una persona de la que no sabemos nada a parte de sus habilidades en la actuación. No conocemos al individuo detrás de la celebridad, sus esperanzas, sueños, deseos, logros, sentimientos de paz interior, y lo que son como personas en sus corazones. Vemos las máscaras y estamos obsesionados por ellas. La deseamos pensando que es la verdad, tal vez pensamos que todo eso es felicidad y paz real.

 Mientras tanto, vemos a personas que han recorrido el camino de la verdadera paz del corazón y la mente, como Gandhi y Nelson Mandela, en una forma de admiración, pero los dejamos en un pedestal para admirarlos y quizás criticarlos pero no para aspirar una vida como esa. ¿Ves lo absurdo de nuestra obsesión con las máscaras en lugar de lo que está detrás de ellas? ¿Ves qué enrevesada manera de entender la felicidad y alegría tenemos? Pensamos que deseamos sólo la máscara: el estilo de vida, el glamour, la ropa, los autos, las casas, los viajes y la belleza. Y queremos la máscara que pensamos que es el camino que nos llevará hacia la felicidad que buscamos en nuestras vidas. Así, dejamos de lado el camino que está detrás de la máscara y con esto dejamos a Gandhi y a Mandela solos también. Los respetamos pero raramente conozco personas que quieran recorrer el camino de estas personas. ¿Por qué?

Lo único que sé es que el camino hacia la verdad y la  felicidad interior es suficientemente difícil como para poder comprarlo, sin importar cuánto dinero tengas. Sólo podemos trabajar para conseguir este estilo de vida, enfrentándonos a nosotros mismos, nuestros demonios y la verdad dentro de nuestros corazones. En este camino, ninguna posesión material importa. Puedes tenerlo todo, como de hecho muchas celebridades lo tienen, y aún así no ser feliz o tener alegría en tu vida.

Qué irónico, lo que es accesible para todos, para ricos y pobres por igual, no es popular y la gente que ha recorrido este camino son sólo estudiados a la distancia por la historia. Como ves, la paz interior y la felicidad no requiere que compres nada. Este deseo de ayudar a la gente y hablar con la verdad requiere mucho valor e incluso sacrificio en algunas ocasiones, pero le permite a esa persona dormir en paz durante la noche y cuando llega el momento de la muerte, no hay resistencia a ella. Lograr la verdadera felicidad es liberarnos de nuestros egos, al igual que del deseo de ser reconocidos o amados. ¡Oh, es mucho, mucho más difícil recorrer ese camino que hacer dinero y comprar ese auto tan elegante! Y es mucho más satisfactorio sentir esa paz -y bailar con alegría en tu propia piel- que el comprar ese hermoso vestido que no te puedes costear. Lo primero te da alegría prolongada y lo segundo te lo da de manera momentánea , tal vez durante algunos días y tal vez sólo por algunas horas.

En serio, todos hemos experimentado la emoción de comprar un hermoso vestido o un auto nuevo, pero si eres tan sólo un poco como yo, esa alegría no dura más que unos días por un vestido y tal vez meses por el auto. La alegría se detiene cuando lo que posees se convierte en la norma. Y entonces, quieres comprar un nuevo vestido y otras cosas, una y otra vez para tener sólo una probada de esa alegría, en lugar de invertir el camino y hacer el trabajo duro para alcanzar la paz interior, donde el Yo se encuentra felizmente en silencio.

No sabemos nada de las celebridades y de quiénes son como individuos, Lo que sabemos es sobre la máscara que usan, ya que todos tenemos una, y la obsesión con lo hermosas que son. En lugar de considerar como modelos a los que se han destacado históricamente en vivir su verdad, nuestra sociedad nos pide idolatrar la máscara de una celebridad. ¿Estás conmigo? Yo creo que esto es muy raro.

Deja tu comentario

Síguenos en todas nuestras redes:

Encuéntranos en Facebook

¡Susbríbete para recibir noticias!

FOCO
Online
Próximamente