Tres pasos para destapar tu creatividad en la cocina saludable

21

septiembre 15th, 2014

Por @HealthCoachClau

¿Estás un poco cansada de siempre comer lo mismo?,  ¿Llegas a la cocina y no sabes por dónde empezar?, ¿Tu familia ya te está pidiendo más sabor, nutrición y variedad en lo que cocinas? Si contestaste que sí a las preguntas anteriores significa que es hora de destapar tu potencial en la cocina saludable.

Frecuentemente las personas que recibo en mi consultorio me dicen: “Claudia, yo no tengo creatividad en la cocina y siempre termino haciendo lo mismo” a lo que les respondo: “Todas tenemos la capacidad de encontrar la creatividad en la cocina, es solo cuestión de buscarla y ensuciarte un poco las manos y trabajar junto con tu miedo a que lo que cocinaste o no termine como imaginabas”.

La creatividad en la cocina puede estar bloqueada por comportamientos aprendidos durante tu crecimiento. Es importante que reconozcas que posiblemente tu mamá no te enseñó a cocinar y detestaba la cocina, por lo tanto tienes la creencia de que tu no sabes cocinar y que crees que no te gusta. En conclusión la relación que tengas con la cocina, como cualquier otra relación,  puede ser mejorada pero es importante que tu también lo quieras.

Ahora, un “plato saludable”  no es simplemente un plato basado en pechuga-lechuga y métodos de cocina acostumbrados, tales como a la plancha y al vapor. Es mucho más que eso. Hay miles de especias que tienen propiedades curativas que le dan sabor y sazón a tu platillo. Hay múltiples verduras que tienen beneficios anti-inflamatorios, antioxidantes y limpiadores que llenan de color tu platillo. Hay muchas maneras de quitarle lo aburrido a la cocina y sobretodo a la saludable.

Hoy te muestro tres pasos para empezar a encontrar y destapar la creatividad que llevas dentro de ti con el fin de que seas más saludable, logres controlar cualquier tipo de antojo al cocinar siempre su versión más saludable y desarrolles las herramientas para alcanzar tus objetivos de salud y los de tu familia.

 

Opta por introducir más especias a tu comida. Canela, cúrcuma, chile de árbol en polvo, pimienta cayena, hierbas salvajes, curry, jengibre en polvo, ajo en polvo y muchos otros más. Todas las anteriores dan un sabor increíble a tu platillo. Estamos acostumbrados a la sal y a la pimienta negra. Pero, ¿dónde quedo lo demás? En los supermercados la mitad de un pasillo es dedicado a especias.

Cada especia tiene su función benéfica. El el cúrcuma es anti-inflamatorio, la canela reduce el colesterol malo e incrementa el bueno, las hierbas salvajes sirven para limpiar el colón, el jengibre en polvo fortalece el sistema inmune etc. Tantas cosas buenas que éstas tienen y las ignoramos. Es hora de especiar tu comida ¡Inténtalo!

 

Haz que tu plato se llene de colores como un arcoíris.  Entre más colores tenga tu plato mucho más nutritivo será. ¿Por qué tendemos a romper dietas? Si observas, los platillos dietéticos no tienen color por lo tanto les hace falta variedad.  Los colores vivos en tu comida son diferentes tipos de nutrientes y entre más nutrientes tengamos más desintegramos antojos, más nos llenamos, más nos agrada ver nuestro plato y más se nos antoja.

Los tazones siempre son una buena idea, el foco está en añadir.  Hay de todo tipo de vegetales verdes, intenta hacer una mezcla de cilantro, perejil, brócoli, rábano, zanahoria, pimiento rojo, arroz integral, tomate y chícharos. Ahora mézclalo con un aderezo de aceite de oliva, limón, jugo de jengibre, sal de mar, pimienta cayena, un poco de chile de árbol y agrégale semillas de chía. Pica finamente en cuadros la verdura y mézclalo en un sartén con arroz integral. Al final añade el aderezo y listo. Es un bowl o plato hondo bastante refrescante, completo, lleno de colores y delicioso. ¡Mezcla y añade sin miedo!

 

Cocina una vez para comer tres veces. Existe una variedad muy grande de granos enteros, leguminosas y frijoles. Cuando hablo de granos enteros  me refiero a arroz integral, quinua, mijo, avena entre otros. En cuanto a leguminosas y/o frijoles me refiero a lentejas, habas, garbanzos, frijol negro, pinto, adzuki, mongo, flor de mayo por mencionar algunos. Lo fácil es que cocinas una taza de ellos y te sale un montón. Se pueden mantener en tu refrigerador durante una semana y media, sin que les pase nada.

Te recomiendo también que un día intentes hacer quinua en la mañana y desayunarla con leche de almendra, arándanos, un poco de miel de abeja, canela y nueces. Mientras que a la hora de la comida puedes agarrar una taza de quinua y mezclarla con diferentes vegetales verdes (mezcla de lechugas, kale, coles, perejil, cilantro)  o verduras dulces (camote, betabel, rábanos, zanahorias, calabazas etc.)

 

Intenta una de mis recetas ricas, rápidas y nutritivas: Dip superverde. Es un delicioso dip que puedes añadir a tu arroz integral, a tu quinua, a tus tortillas o a tus verduras.

Solo dale click a este link: https://www.youtube.com/watch?v=YEeRM0NNJh8&list=PLRCAD08Db170cG5ICdomvcw3J1gEeycOK&index=11 – 

 

Te invito a que me escribas a info@healthcoachclau.com para más información acerca de mis cursos en línea con recetas prácticas y asesorías de salud y bienestar integral.

 

Gracias por leerme.

 

Un abrazo cariñoso,

@HealthCoachClau

 

Deja tu comentario

Síguenos en todas nuestras redes:

Encuéntranos en Facebook

¡Susbríbete para recibir noticias!

FOCO
Online
Próximamente